“La Tercera Guerra Carlista en Cantabria” – Rafael Palacio Ramos

Antes de morir, Fernando VII derogó la Ley Sálica, que impedía reinar a las mujeres, con este gesto eliminó de la sucesión a su hermano Carlos, reponiendo como heredera a su hija Isabel, bajo la regencia de su madre María Cristina hasta la mayoría de edad. Descontento con esta decisión, D. Carlos de Borbón declaró la guerra a los partidarios de su sobrina Isabel. El Pretendiente, apoyado en los conservadores, recibió ayuda internacional de las potencias absolutistas, Rusia, Prusia o Austria, mientras que Isabel, conformó un gobierno liberal y recibió la ayuda de Inglaterra, Francia y Portugal.

El carlismo, movimiento tradicionalista, antiliberal y directamente entroncado en las corrientes ultraconservadoras del absolutismo, logró el apoyo de las zonas rurales del Pañis Vasco, Navarra, norte de Cataluña y algunas zonas de Castilla. Los carlistas veían con recelo el estado liberal y sus reformas tributarias; la separación entre la Iglesia y el Estado y la supresión de los fueros tradicionales.  Agrupados bajo el lema “Dios, Patria y Fueros”, el ejército carlista, conquistó Éibar, Tolosa, Vergara, y Durango, pero fracasó rotundamente al intentar tomar Bilbao, ciudad fuertemente amurallada.

Santander se convirtió en el gran puerto y base del ejército gubernamental, desde donde se realizó un férreo bloqueo de toda la cornisa cantábrica; las plazas de Santoña y Castro Urdiales fueron puntos de defensa ante un avance general carlista y sirvieron de apoyos logísticos en los avances del ejército liberal para la recuperación del territorio vizcaíno.

El libro de Rafael Palacios Ramos (Santoña, 1.965) aporta un estudio profundo y global, de la Tercera Guerra Carlista en Cantabria: detalla las fortificaciones levantadas, el armamento utilizado, las decisiones políticas más trascendentes y las acciones militares libradas en nuestra Comunidad

Con nosotros, el próximo viernes, día 28, en el Centro Cultural La Residencia, bajo el formato habitual; charla coloquio y vino español.